Ya desde lejos, la esbeltez de su torre nos saluda en la distancia, primando en su cima su característico esconjuradero.

Centrando todo el casco histórico de la población sobresale la iglesia, dedicada a la Purificación de Nuestra Señora, que cuenta con orígenes románicos, si bien su estructura y estética generales le deben todo su esplendor al barroco aragonés.

Angüés conserva buenos ejemplos de arquitectura civil típica del piedemonte de Guara, con dinteles tallados en piedra del siglo XVII.

Angüés2

En los alrededores de la población, en el camino viejo de Casbas, se encuentra su pozo-fuente, huellas de la cultura árabe en la localidad. Se trata de una fuente aljibe excavada en la tierra, que se compone de cuatro cámaras abovedadas con sillería y una larga escalinata que da acceso a ella.

La población se halla situada en el punto medio de la vía que articula el Somontano Altoaragonés, antiguo Camino Real; la población fue reconquistada a la morisma en el año 1093 por Sancho Ramirez, perteneció posteriormente en señorío al Monasterio de Montearagón y se documenta desde fines del siglo XI como villa.

Angüés se sitúa como punto de entrada, en dirección norte, al Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, con enclaves naturales próximos como el barranco del Formiga, el embalse de Calcón o el mismo Tozal de Guara, techo del Prepirineo con sus 2.078m de altitud.

Otro elemento de interés, a medio camino entre el patrimonio cultural y natural, es la denominada “Ruta de las Piedras Fecundantes”: se trata de curiosas cavidades en grandes formaciones de arenisca a las que se atribuyen antiguos ritos paganos de fertilidad. Estas formaciones se encuentran en las proximidades de los tres núcleos de este municipio: Piedra Mujer, en Angüés; piedra fecundante en Bespén y Piedra Mujer en Velillas. 

Angüés celebra sus fiestas el 3 de Febrero, por San Blas, pero también el primer domingo de octubre, por Nuestra Señora del Rosario.

From:
FaLang translation system by Faboba