Mayo

Senderos, romerías y... ¡un tren!

El auge de la primavera llega con el mes de mayo, y aunque como muy bien dice el refrán, "el sayo nos dure hasta el cuarenta", no es algo que nos vaya a impedir disfrutar de todas las posibilidades que nos ofrece la comarca en este momento de esplendor, ¿verdad?

 Comencemos. Porque es mucho lo que tenemos pendiente por descubrir. A cada paso que damos la Hoya de Huesca nos va desvelando un secreto más de los que nos tiene guardados. Su posición estratégica, en una zona de transición de la montaña al llano, nos aporta una gran variedad de actividades y una gran riqueza medioambiental y etnográfica.

Leer más...

bienvenidos

 

La Comarca de la Hoya de Huesca es una zona de transición entre las sierras prepirenaicas y el valle del Ebro, donde un tercio del territorio se sitúa en territorio de montaña, con amplias zonas forestales, y el resto ocupa una gran llanura cerealista, cuyo núcleo central es la ciudad de Huesca, capital comarcal y provincial. 

 

En su extensión de 2.525 km2, 40 municipios conforman esta Comarca, que comprenden más de 120 núcleos de población. La población de la comarca es de 66.793 habitantes, de los cuales en torno a 50.000 se encuentran censados en Huesca capital. 

 

Fruto de su situación en plena transición geográfica de la montaña al llano, la Hoya de Huesca cuenta con gran variedad de recursos turísticos naturales y patrimoniales. En ella se pueden diferenciar cuatro subespacios: 

 

El sector del Reino de los Mallos, en el noroeste. Atravesado por el curso medio del río Gállego, está enmarcado por las sierras de Santo Domingo, Loarre y Caballera, que se suavizan en las llanuras de La Sotonera y la val de Ayerbe. Lo cruza la carretera autonómica A-132 y su centro neurálgico es la villa de Ayerbe. Recursos estrella de esta zona son los mallos de Riglos y de Agüero, las actividades de aguas bravas en el río Gállego, el castillo de Loarre o la colegiata de Bolea, entre otros muchos.

 

El sector de las sierra de Gratal y de Guara, en el norte y noreste de la comarca, tiene un gran potencial por la diversidad de espacios que ofrece, apacibles rincones solitarios y apacibles como el embalse de Arguis, el de Vadiello, San Martín de la Val d´Onsera, la sierra de Bonés, los valles de Belsué y de Nocito, o la denominada ruta del Gótico Lineal, un conjunto de templos con pinturas murales mantenidas in situ desde finales del siglo XIII.

 

La llanura meridional: es el contrapunto a las montañas y cañones del norte de la comarca. En este sector el centro neurálgico es la villa de Almudévar y destacan los paisajes esteparios de las Serretas de Piracés y Tramaced y el centro de actividades naúticas del embalse de la Sotonera.

 

Y finalmente, la ciudad de Huesca, con su dinamismo propio de capital provincial. Su visita es obligada, por la comodidad de su casco histórico, sus interesantes museos, sus fiestas y su actividad cultural continua y variada a lo largo de todo el año.

 

FaLang translation system by Faboba