Así sabe la Hoya de Huesca: productos y platos típicos

La gastronomía es uno de los principales valores de la Hoya de Huesca. Lo es porque no se conforma con ser un simple escaparate, sino porque se comporta como parte de un patrimonio cultural y seña indiscutible de identidad. Esta tierra privilegiada y generosa posee todos esos factores que hacen que un producto pueda decir de dónde es y que un plato sea capaz de mostrar la autenticidad que cualquier cocina local defiende. Pero la gastronomía es la consecuencia de un trabajo previo, de una sabiduría que parte del suelo, del agro, del producto. Aquí es donde empieza todo.

En una tierra de contrastes como ésta, donde los paisajes se mudan con facilidad de la sierra al llano, es lógico que los recursos primarios que posee se adapten inexorablemente a ella. El medio es quien dicta sus normas y por ello a todos estos productos no les queda más remedio que aferrarse al suelo y someterse a los factores que el clima impone. Aquí es donde reside la base para entender por qué subsisten unos u otros cultivos y por qué se crían unos u otros animales.

La Hoya de Huesca sabe a llanos cerealistas, a fértiles y coloridas huertas, a escuadrones de frutales que se alían con estoicos viñedos, a campos de leguminosas. Y todo con el agua cerca, muy cerca. Pero además de agrícola este territorio también es ganadero, por eso sobreviene un gusto a corderos, a provechosos cerdos, a aves de corral, a piezas de caza menor y a otras muchas especies que posteriormente se convierten en la base de la despensa, en el kilómetro cero de la gastronomía autóctona.

Dentro del mercado de abastos de la Hoya oscense también aparece el aceite de oliva, quesos con nombre propio, miel y setas de mil y una formas. A partir de toda esta retahíla las cocinas públicas y privadas –o lo que es lo mismo, restaurantes y domicilios particulares– han sabido sacarle buen provecho.
Y de qué manera.

Cuentan las gentes del lugar que hay platos que llevan borboteando años en los pucheros de la Hoya. Incluso algunos están en vigor en cartas y menús de algún que otro restaurante de la zona.

Las sopas afogadas de Ayerbe –con pan, huevo y aceite–, la sopa oscense o sopa de Aragón, los cardos a la aragonesa –con bacalao o costilla de cerdo–, el salmorrejo de la Hoya –con huevos, torteta, longaniza y costilla de cerdo– o el bacalao al ajoarriero de Huesca –derivación del popular plato, salvo que aquí se le añade ajoaceite–, son algunos de los ejemplos de su cocina tradicional más arraigada.

Pero el clasicismo contundente de los fuegos en esta comarca también se extiende en las carnes, en el santo y seña tradicionalista. Así, un recetario ancestral vinculado con esta cocina contemplaría nombres como cordero con arroz y patatas, estofado de Huesca, gallina asada de Casbas, lengua de ternera a la oscense, cabrito guisado con alcachofas a la antigua, conejo con caracoles –según especialistas un plato originario de esta comarca y exportado a las tres provincias aragonesas–, la caldereta de Ayerbe –donde no falta la carne de cordero– y el conejo de Navidad como el que se hacía y se hace en La Sotonera cada 25 de diciembre.

Una tradición coquinaria sostenida en estos y otros muchos platos. Están tan estrechamente ligados al territorio como pueda estarlo Loarre con su castillo o Riglos con sus mallos.

Sobresale la gastronomía de esta zona es en el apartado los postres, probablemente el apéndice más legítimo del sabor en la Hoya de Huesca. Tortas de Ayerbe, trenza de Almudévar, castañas de mazapán y colinetas de Huesca, empanadicos de Loarre… éstas son sólo algunas de las laminerías nacidas o confeccionadas en este rincón oscense que se asocian rápidamente a su lugar de origen.

La Hoya de Huesca tiene una geococina propia y genuina, al tiempo que recibe productos y fórmulas de otras latitudes. Es una comarca tan rica como sus paisajes, tan diversa como sus contrastes y tan abierta como sus gentes. La gastronomía en este rincón oscense no es un elemento secundario, es un pretexto como para emprender un viaje que suena bien y sabe mejor.

¡Buen provecho!

  • Sabores-de-la-Hoya-01
  • Sabores-de-la-Hoya-02
  • Sabores-de-la-Hoya-03
  • Sabores-de-la-Hoya-04
  • Sabores-de-la-Hoya-05
  • Sabores-de-la-Hoya-06
  • Sabores-de-la-Hoya-07
  • Sabores-de-la-Hoya-08
  • Sabores-de-la-Hoya-09
  • Sabores-de-la-Hoya-10


0
0
0
s2smodern
FaLang translation system by Faboba