“Todo era silencio. Las paredes del palacio real parecían absorber el sonido discordante de mis temblorosos pasos. Nunca había hablado en persona con el rey monje, sin embargo, había oído muchísimo sobre él en los últimos meses. La verdad es que la política y los entresijos urdidos en ella no me interesan demasiado. Mi dedicación es más sencilla y no me preocupa nada más que hacer bien mi trabajo: entregar cartas, documentos, actas o misivas. Llegar a tiempo y ser lo más eficiente en mi tarea es mi fundamental misión. Si bien es cierto que en estas semanas de revuelos y levantamientos la ciudad se ha convertido en ruido, en voces tan atronadoras que ni siquiera yo he podido evitar ser avasallado.

FaLang translation system by Faboba