La contrastada diversidad de la comarca es algo que siempre ha llamado mi atención poderosamente.

Cierto es que mi infancia y adolescencia han transcurrido en una tierra, Turquía, llena de discordancias y variedad en aspectos tan heterogéneos como la religión, la gastronomía, el arte, la cultura, y también la naturaleza.

Sin embargo, aquí, en La Hoya de Huesca, me sigue fascinando que toda esa diversidad se da en escasos kilómetros de diferencia: un día puedes subir al Salto de Roldán y contemplar los efectos de la nieve o de la niebla, y casi al mismo tiempo, bajar al llano y darte cuenta de cómo los paisajes esteparios enlazan con los Monegros; y todo en apenas 40 kilómetros de distancia entre un punto y otro… Impresionante. No hay palabras que describan el alcance estético de un viaje tan fascinante como este…

“Escuchaba de manera entrecortada. Un grito, una caída, el galope veloz de los caballos, el viento zumbando entre mis oídos y mis articulaciones. Todo era velocidad, golpes secos en el corazón, pasión azotada por el miedo y la furia.

Mis enemigos no cejaban en el intento de tomar mi alma y mi cuerpo. Por dentro y por fuera les dominaba el instinto y la certeza de su poder y superioridad. Su sed sangrienta no iba a apaciguarse mientras no medrasen sus ansias de venganza y muerte.

 ¿Cuál era la causa de este azote asesino? Bien, los sarracenos no quedaron contentos con nuestra derrota ante las puertas de Zaragoza. No. Querían ver mi cadáver y no pararían hasta obtenerlo.

A orillas de la Galliguera

Se asoma abril, comienza la plena primavera: se oyen las lluvias, el rumor del agua, la crecida de los ríos… Agua, agua y más agua. Fuente de vida, de aventura, de trabajo, de paisajes espectaculares, el agua es el protagonista del post de hoy, y este es mi humilde homenaje a un río esencial de la comarca de la Hoya de Huesca: el río Gállego.

Es color, es olor, es todo un fenómeno. La floración del almendro, el primer frutal en dar una temprana bienvenida a la primavera, supone todo un acontecimiento. Así se siente en el ambiente, en el campo, que va preparando su intenso verdor, en los árboles, que van virando sus grises cortezas a tonos más intensos, y en nuestros ojos, que están deseosos del despliegue colorista primaveral.

Silencio, calma, sosiego… son fuerzas prácticamente inalcanzables hoy en día. Sin embargo, en el Castillo de Montearagón, casi puedes tocarlas… Esa es la fascinante sensación de un monumento como éste. Una suerte de paradoja casi cómica. Porque hace más de 900 años la calma y la quietud, que hoy son intrínsecas a dicha fortaleza, no eran más que una utopía lejana en las conversaciones, tramas y estrategias que se tejían durante el reinado de Sancho Ramírez.

FaLang translation system by Faboba