Esta vez decidí atravesar la comarca siguiendo un recorrido poco conocido, y transitar su belleza de sureste a noroeste, tomando el Camino de Santiago.

¿Quién no siente fascinación por una ruta que mueve sensaciones, que habla de soledad y solidaridad, de patrimonio y cultura?

 

Me encanta esa frase que dice que “todos los caminos llevan a Roma”. Sí, porque los romanos y sus innumerables vías dieron comunicación a todo un imperio. Sin embargo, si lo extrapolamos al mundo medieval, esas vías se convirtieron en caminos de peregrinación, y no sólo de religión hablamos aquí. No. Los infinitos caminos que nos llevan a Santiago se convirtieron en rutas comerciales, con puentes y ponteros que controlaban peajes, que dominaban caminos, que protegían al peregrino de los posibles peligros y demonios que se escondían tras arbustos y recovecos. La tentación y el peligro acechaban, mientras los monasterios daban asilo y curación a aquellos que se perdían entre montañas o en los cruces de caminos…

Camino de Santiago Hoya de Huesca 005

Hoy quizá los peligros sigan existiendo, o quizá simplemente han cambiado, pero lo que no ha cambiado es la belleza que los surca, y que nos ofrece multitud de perspectivas, que nos invita a penetrar en la naturaleza mientras transitamos un viaje interno que suele ser mucho más intenso porque se acompaña de un paisaje que ilumina cada paso en el camino.

Camino de Santiago Hoya de Huesca 003

Tomando la "Ruta catalana" del camino -la llaman así porque proviene del Monasterio de Montserrat-, introduciéndose en la comarca por Pertusa, el camino se divide en varias etapas, y de entre ellas me decanté por comenzar en el pueblo de Loarre.

Loarre General.Hoya de Huesca

Majestuoso entorno presidido por la inigualable belleza del castillo medieval mejor conservado de Europa, el camino comienza su discurrir, para prolongarse unas seis horas más. Bajo la protección montañosa, la fortaleza lobarresa brinda desde su espolón rocoso una panorámica de excepción sobre la llanura de la Hoya.

Camino de Santiago Hoya de Huesca 004

Sinuoso y solitario, el sendero toma poco a poco fuerza para provocar los encuentros más inesperados, o más sorprendentes.

Santa Engracia de Loarre

Tras la calma conseguida en Santa Engracia, y el reposo merecido en su fuente, la ruta comienza un fuerte ascenso para colarse por los vericuetos que nos llevan hasta Sarsamarcuello.

Cartel en Santa Engracia de Loarre

El hambre se adueña de mí a mitad de camino, así que aprovecho la sombra de una caseta y me siento a disfrutar del tentempié.

Camino de Santiago Hoya de Huesca 016

Camino de Santiago Hoya de Huesca 017

Pocos son aquellos que se atreven a caminar a las horas centrales del día, así que mi camino no cesa en su silencio, hasta que llego a divisar los restos del Castillo de Marcuello, del siglo XI, y el perfil del collado donde se sitúa el fantástico mirador de los Buitres. Son únicamente ellos los que comienzan a hacerme compañía, así que me apoyo cómodamente en la barandilla y disfruto de su vuelo, y del imponente paisaje cuajado de mallos: Riglos, Murillo y Agüero no quieren perderse más que en la mirada de los visitantes que se delatan admiradores de su monumentalidad.

Camino de Santiago Hoya de Huesca 008

Camino de Santiago Hoya de Huesca 015

Sigo hacia delante. Una vez atravesado el collado de Santo Román mis pasos se encaminan hacia la pardina de Escalete. Ya sólo me espera un instante para encontrarme con uno de los hitos más espectaculares del camino: la Foz de Escalete.

Foz de Escalete.bis

Como casi siempre ocurre en estas circunstancias, la naturaleza se tiende ante ti sólo por unos instantes, porque después sólo quedas tú, y sólo te queda tenderte ante ella, sentirte infinitamente pequeño e insignificante. Aunque es sólo a través de esa pequeñez que nos sentimos absorbidos en el paisaje, compenetrados, formando parte de ese grandioso escenario natural que se nos ofrece en la Hoya de Huesca, que ya empieza a ofrecernos los aromas del otoño, la humedad que deja el rocío de la mañana y que va mostrándonos la flora de esta estación, sus frutos, como la almendra, y otros manjares de intenso valor, como determinadas variantes de setas.

Camino de Santiago Hoya de Huesca 018

El camino, aunque largo e intenso, va llegando a su fin: el cruce de las vías del tren y el perfil de La Peña Estación van comenzando a aparecer ante mí.

Camino de Santiago Hoya de Huesca 020

Ya queda poco para terminar. Llevo más de 7 horas rondando los senderos, encontrándome acompañada en soledad. Por dentro y por fuera, todo parece sinuoso, pero el camino empieza a aligerarse y a mostrar un remanso. Ena se muestra espléndida y ya visualizo sus tejados cuajados de chimeneas pirenaicas.

Chimeneas de Ena Hoya de Huesca.bis

He llegado a mi destino final, pero las propuestas no acaban aquí, porque la comarca sigue celebrando sus puntos de encuentro naturales y sigue queriéndonos contar sus pueblos, que este mes de octubre se empiezan a vestir de otoño para recoger las primeras setas de la temporada, una temporada que se celebra por todo lo alto en las Jornadas micológicas de Ayerbe.

Tras una etapa de emoción y belleza sólo me queda despedirme.

¡Gracias por vuestra fidelidad mensual!

Hasta el mes que viene.

Selnur.

FaLang translation system by Faboba